Liturgia Católica

home
 



Don de Lagrimas

Lagrimas espirituales

La Gracia.

De ella provienen las lagrimas verdadera y enteramente espirituales, tanto las de la consolación espiritual sensible, como las de la consolación puramente espiritual que redunda del espíritu al sentido.

Tiene mas fuerzas, más devoción, más suavidad el consuelo cuando revierte en lágrimas. Templan el dolor, encienden el amor confirman la esperanza, endulzan los trabajos, suavizan las humillaciones, hacen amable el vencimiento, elevan y dilatan el corazón y cuajan maduros todos los frutos de la consolación.


Son como el rocío del cielo sobre las flores en las alboradas de Abril; lo que hace el agua en la tierra, hacen en nosotros las lágrimas, nos riegan para que fructifiquemos y nos fecundan para enriquecernos.

En la oración son singularmente fecundas “cuando están secos los ojos del cristiano, esta incompleta su plegaria; las lagrimas sin palabras valen mas que las palabras sin lagrimas; estas no pueden perderse, aquellas se pierden con frecuencia.

S. Pedro había llorado en silencio y obtuvo el perdón”
Lo que pueden en la oración las lágrimas, nos lo declara San Lorenzo Justiniano:
“Oh lagrima humilde, tuya es la potencia; tuyo es el reino, no temes el tribunal del juez, a tus acusadores impones silencio. Ligas al omnipotente, inclinas al Hijo de la Virgen, abres el cielo y ahuyentas el demonio.

Tú eres el manjar de las almas, la fuerza de los sentidos, borrón de los delitos, destrucción de los vicios, guía de las virtudes, compañera de la gracia, refección del espíritu y lavado de culpas.

 

Tú eres olor de vida, sabor de espíritu, gusto de perdón, sanidad de inocencia que vuelve, alegría de reconciliación, suavidad de conciencia serena, y enseñanza firme de elección eterna. Alégrese quien te tuviere en la oración por compañera, porque seguro ira después de su oración” .