Deus Trinitas Est

Una Santa Catolica Apostolica

Visible Infalible Indefectible


Home


LA SANTÍSIMA TRINIDAD


Traductor: Luis Arias, OSA

Carta prólogo

EPÍSTOLA CLXXIV

Agustín al beatísimo Señor, muy amado y venerable hermano y colega en el sacerdocio, al papa Aurelio, salud en el Señor.

Joven aún (400), di principio a estos mis libros sobre la Trinidad, que es Dios sumo y verdadero, y en mi ancianidad los publiqué (416). Cesé en mi trabajo al comprobar que me habían sido substraídos furtivamente mis libros antes de finalizar mi labor y antes de poderlos limar por medio de una retractación minuciosa, según era mi deseo. Publicar completa mi obra era mi decisión, y no libro por libro, porque, al avanzar en la búsqueda, los que siguen se enlazan en íntima trabazón con los anteriores. Siendo imposible llevar a feliz término mi propósito a causa de los amigos a cuyas manos habían llegado mis libros, sin yo quererlo, interrumpí mi dictado y pensé lamentar el hecho en otros escritos míos y dar así a conocer cómo mi obra no había sido publicada por mí, sino que me había sido arrebatada antes que me pareciera digna de ver la luz pública.

Pero, solicitado por los ruegos insistentes de muchos hermanos y, sobre todo, obligado por tu mandato, decidí continuar este penoso trabajo y darle cima con la ayuda del Señor. Corregidos, no según mi deseo, sino conforme a mis posibilidades, para que no resulten desemejantes en demasía a los primeros, que me fueron hurtados y que ya corren en manos de los hombres, los envío ahora a tu paternidad venerable por medio de nuestro hijo y condiácono muy amado, autorizando a todos su lectura y transcripción. De haber seguido mi plan, aun conservando el mismo fondo doctrinal, hubiera sido en mi exposición más claro y sencillo, teniendo siempre presente lo abstruso de la materia y la exigüidad de mis fuerzas. Hay quienes poseen sin proemio mis cuatro o cinco libros primeros y el doce sin una parte notable de su fin; pero si esta edición llega a su conocimiento, corregirán, si quieren y pueden, todas estas deficiencias. Te ruego mandes poner esta carta, separada, sí, pero al frente de mis libros. Ten salud. Ruega por mí.





Fuente: Santa trinidad